La vida es como manejar un auto.

Sin categoría

La vida es como manejar un auto en una ciudad, la ciudad es la vida, tú eres tu espíritu y el auto, tu cuerpo y también otra cosa que entenderás mas adelante.

Empecemos por cómo funcionas tú, tu eres un ser espiritual, este ser tiene un subconsciente. Unihipili, en hawaiano (Ho´oponopono), este guarda las memorias, pero tu naturaleza no son esas memorias, tu naturaleza es Dios.

El auto a veces no funciona bien (enfermedades), habrá que llevarlo al mecánico o hablar con el subconsciente. Pero esas enfermedades no las tienes tú, las tiene el auto. Es necesario echarle gasolina nutritiva para que no se agote.

La ciudad es la vida, llena de lugares distintos, muchos conductores, etc…

Así funciona esto:

Hay maestros que nos enseñan a conducir el auto. Hay que aprender que hay leyes mayores universales que si no las utilizamos para bien, nos irá mal, recibiremos una multa. Esta es una ley: Acción y reacción. Hay semáforos: Verde significa que vas bien, todo bien, amarillo: ve con cuidado y rojo: Alto, si te lo saltas, va a haber consecuencias y algunas,  puede que te lleven a la muerte. También hay señales: Curva cerrada, fuertes vientos, etc… El punto es saber como actuar para no salir heridos. Hay que ser prudentes y no hacer cosas muy locas que nos pongan en peligro porque no creo que den buenos resultados (no me refiero a no salir de la zona de confort, me refiero a no ir borracho conduciendo o tomar drogas, etc.) No dejes entrar malas energías a tu auto, pon el seguro. No te compares con otros conductores porque te distraes y pierdes el control de tu propio camino. Si un conductor te hace caras y gestos o te quiere chocar, no te enganches por que pierdes el control.

El auto viene con GPS, que es Dios, este te dirá por dónde ir. Tú  estás en una ciudad que no conoces las calles ni nada, el GPS sabe hasta cuanto tráfico hay en cada calle. Si sigues sus indicaciones, evitarás mucho tráfico, accidentes y no te perderás aparte, irás hacia un buen destino (el destino lo eliges tu, también las rutas, dependiendo de tus decisiones). Si te equivocas, el GPS te dirá como retomar el camino. Ni se te ocurra la idea de que sabes más que el GPS. Al auto le llegan llamadas, tiene bluetooth, estas llamadas son del Universo y también te guían, les puedes llamar inspiraciones. Cuando no oigas al GPS y tampoco oigas las llamadas es porque los has desactivado, los desactivas cuando piensas, te enganchas, criticas, enjuicias, tienes miedo, etc… Tienes libre albedrío también, esto significa que puedes no seguir al GPS. De todos modos el GPS y el bluetooth siempre estarán ahí para ayudarte, te aman incondicionalmente.

Ho’oponopono es un parabrisas que limpia el vidrio a través del cual ves la vida, el vidrio casi siempre está sucio y no te deja ver bien como es el camino, esto es muy peligroso. Usar este parabrisas es muy eficaz, también te permite recibir llamadas y oír mejor al GPS, funciona como antivirus mental y funciona realmente espectacular.

c67fea6294ad97509d92d3070c79c2b5

18 comentarios en “La vida es como manejar un auto.

  1. hola que tal, como va tu escuela, espero que pura vida, yo sigo tratando de limpiar y cuanto mas limpio mas cosas van sucediendo solo que ahora tengo mas tranquilidad, aunque discuto con mi hijo que tiene 17 años y debo tratar de limpiar en lugar de discutir, y de todo lo demas, solo me siento mas en paz conmigo misma y con el mundo…que estes bien..saludos.Chary.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hermosa niña, que bendición que tan joven hayas conocido algo que yo a mis 36 años recién conozco. También empecé a escribir hace un mes, siempre me ha gustado y hoy en día me agrada mucho más escribir sobre el despertar de la conciencia. Sabes, cuando escucho las cosas que te pasan me pregunto porque aún no me pasan esas cosas y finalmente me doy cuenta que no debo tener espectativas sino confiar, así como lo haces tú. Es un camino largo pero que gracias a Dios ya empezamos y no hay marcha atrás. Gracias por ser tan limpia y transparente. Besos desde Lima Perú.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola!! Nunca es tarde demás! Yo tampoco podía oir a mis guía, a Dios. Pero pronto los escuché y cuando me comparaba con otros ( ay, ella si puede hablar con los seres muy bien y yo no), ¡es cuando menos los oía!
      Un besote!! Muy bien que escribas sobre el tema, ojalá ayudes a mucha gente!

      Me gusta

  3. Me encanto tu explicación y eso que no sé manejar 🙂 🙂 🙂
    Tengo recién 1 semana buscando información para aprender sobre el ho’oponopono, me encantaría llegar a escuchar a Dios, tengo mucho xq trabajar en mí (miedos, inseguridad, tristezas, etc) espero muy pronto poder escribirte escuchando a mi niña interior y a Dios.
    Gracias gracias gracias .

    Le gusta a 1 persona

Responder a Zuly Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s